lunes, 17 de abril de 2017

Na Praia: la mágica experiencia de la mujer en la barra y los hombres sirviendo

De vez en cuando me gusta darme un gustico, y esto implica un oleaje de experiencias sensoriales. Hoy fue un día en que, al pensar mucho adonde quería ir, pasé por un lugar que siempre me antoja pero que es un poco caro para ir todos los días... Pues como es Domingo de resurrección me dejé llevar y encallé en "Na Praia", un restaurante de productos marinos en mi barrio. Sospechaba que no era un lugar para ir a disfrutar sola, pero decidí probar. Resulta que no había espacio  debido a la demanda, y bueno solo quedaba la acogedora barra. ¡Que buena decisión señores! Hay un movimiento operativo de al menos 5 hombres debidamente vestidos de negro listos para servirte. O sea, para traducirles, es como ir a un Hooters fino para mujeres, mae! Y para las que no pueden con un hombre que cocine pues este es un deleite a otro nivel. Además super atentos... Me dejé llevar por una recomendación del morenito de la barra, de una corvina a la mediterranea y estaba espectacular... no les puedo explicar el sabor, el tostadito de la cubierta al vino, de los vegetales coloridos y de la limonada a la caribeña que la acompañaba. Entre disfrutar esa comida y ver a esos hombres en acción sonriendome no sabía yo que hacer... Creo que hace mucho no disfrutaba algo similar. Y bueno, agradecida de semejante experiencia me pareció pertinente compartirla en este espacio.

domingo, 4 de diciembre de 2016

sábado, 27 de agosto de 2016

jueves, 7 de abril de 2016