domingo, 13 de abril de 2008

Culpa

Culpa mis ojos humedos de silencios
culpa el perdon que nos alejó
culpa ver a mi madre con rencor y miedo
culpa el que te amara
culpa el sentir culpa
culpa el sentir
culpa

La luz se apagó

Hay cosas que no se digieren x q hay que decirlas... pero a veces es mejor decirlo calladito... que no duela.
Habia una vez 2 personas que se encontraron entre los libros, se miraron y se descubrieron, como quien observa una luz despues de una infinita oscuridad. Y a pesar de que el mundo, hasta el momento tenía sentido, se desplomó. A partir de ahi se acompañaron, como quien quisiera levantarse de los escombros de la historia. En medio de esa infinita tiniebla nació una fuerza infinita que los unió. Y fueron felices, valga decir que enfrentaron y burlaron el mundo de diferencias que los separaban. No podían vivir el uno sin el otro.
Una mañana, decidieron ir al mar, como quien toma una manzana del paraiso del eden. Pero nadie podia saber cuales eran sus planes, ya que se rompería el lazo que los unía. Sin embargo, un sueño irrumpió y tentó a la fiel enamorada, a lo cual ella inocentemente cedió. Terrible error, porque además de ceder, lo contó a su enamorado, quien decidió vengar su fechoría.
Claramente ustedes pensarán que él no la amaba... yo tambien lo creo. Pero ella era una mujer, y pensó que habían esperanzas, que la luz los seguía uniendo. Sin embargo las cosas nunca fueron igual: él saciaba sus ansias de una manera voraz, ya no había aquella dulzura en su mirada, solo una increible insatisfacción. Ignoraba su llamado, y ella insistía, como queriendo sostener un muro pesado con sus manos. Al final, se destruyó todo, se toparon de frente y no se reconocieron nunca más... Los libros borraron esa página de la historia, y solo por las noches se escucha el triste trinar de la muerte que se avecina.