miércoles, 21 de mayo de 2008

EL REGALO

entre oleajes de decibeles
confusion y más murmuros
segundos caen como claveles
indeciso nunca cayó el fruto