jueves, 7 de agosto de 2008

De un alma a otra

Su cuerpo yacía inerte, atado a unas máquinas
no respondía pero escuchaba un olor a formalina
ella se acercaba, su voz tiritando de miedo
"te quiero, no te vayas..."
pero el sufrimiento estalló en sollozos,
y luego llanto, no pudo tocarlo...
De tiempo un día: medio de vida y lo que sobró de muerte
eso basto para que el dolor pasara de un alma a otra
y ahora solo pesa en el recuerdo...
dia cuatro y duele y sigue doliendo...