miércoles, 27 de agosto de 2008

De mis gritos que siempre se convierten en silencios...