domingo, 30 de noviembre de 2008

En dos partes siniguales, una a la derecha y otra a la izquierda. La derecha muy gastada por la rutina... la izquierda muy atrofiada por lo que la derecha siempre hacía. Siempre agarrando para su lado, negando la existencia del otro lado, justo al lado.