viernes, 28 de agosto de 2009

Resolví

Me volteé, lo miré y resolví suspirar. Un suspiro no es nada malo, es el quejido de un corazon que canta. Un secreto de quien lo emite, y depende del cristal con el que se oiga...

No hay comentarios: