martes, 3 de febrero de 2009

Zorras negantes

Algunas tienen más suerte... cuando se miran y no se pueden enfocar. Cuando en cualquier intento por hacerse visibles continúan sintiendo que su esfuerzo es casi imposible, que siempre va a haber otra mujer. Esas mujeres que sin esfuerzo son nítidas y claras, agujeros negros de la atención varonil... El pilar de la feminidad, la musa, el angel... esa puta piedra en el zapato de las que se esfuerzan por ser bellezas naturales y terminan convirtiendose en muñecas de plástico, o negando su propia feminidad al sentirse mediocres.
Pobre suerte la de aceptarse en el siglo XXI... no quiero entrar a clases y toparmela de nuevo de frente... sentir la envidia de la mala y tener que sonreirle. Como si fuera facil aceptarme frente a su deslumbrante presencia...