martes, 17 de febrero de 2009

... enseñarle a vivir en libertad a alguien
privado de libertad es como enseñarle
a jugar fútbol a alguien adentro de un ascensor...
(Zaffaroni)
Ya decían que los hombres no se alegran cuando van a tener una hija. Y más que eso (que ser hija), ser mujer en este mundo es lo más dificil con lo que uno puede lidiar. Saberse incontrolable, con el vientre lleno de poesía y oscurantismo... con ese rebozo de susurros y serenos... Construirse en dama, mantener el status, la religión y la moda. Tomar las manos por tenazas e ir intentando reparar el mundo pedazito por pedazito, reproduciendo, creando, pintando con el lienzo del silencio a gritos. El sube y baja de la mirada, el ver con ojos inciertos llenos de melodías sordas. En fin, apropiarse del cuerpo solo para darse cuenta que una continúa atada por el alma de lo femenino, la persecutoria femenina unificadora...Esto no se queda aquí