martes, 9 de junio de 2009

Entre tu mirada y la mia---- Alfredo Pérsico Gutierrez


Soy aquél que comparte el color de tu sangre,
soy el que tiene por madre la tierra, soy tu hermano.
Soy ese igual que enrostra la diferencia
por haber nacido entre naturaleza y comunidad,
por existir en ellas, por ser en ellas.
Mi historia...
mezcla de rebeldía, resistencia y dignidad
recorre siglos de conquista y colonia;
torrente de violencia, masacres y exclusión
que agita el espíritu indomable
que habita montes, bosques, ríos y manglares.
Hoy me llaman terrorista
por negarme a ser despojado
del lugar que acoge desde siglos atrás
a mis ancestros y ancestras...
a mi familia.
Se alza por encima de nuestro origen
un papel de “propiedad”,
invento de aquellos que nunca,
jamás han vivido y pisado las tierras que habito,
diciendo que la tierra es de quien la compra.
Me presentan también como el ignorante
que no entiende de progreso
por pronunciarme ante empresas que desangran mi tierra
o la llenan de cultivos que nadie come
y de la que aún muchos comemos.
Me dicen “primitivo”
por defender que los ríos
no sean los basurales
y que el agua no tenga dueño.
Por amar el árbol,
que es techo que surge del suelo,
y denunciar que al asesinarlo
se mata todo aquello que cobija su sombra.
Me niego que las empresas sean propietarias
de la tierra, el agua y el índigena.
Me niego a contemplar un etnocidio
en nombre de un desarrollo llamado TLC.
Me niego a dejar de ser y existir.
Me niego a desaparecer
ante tus ojos y los míos.