jueves, 18 de junio de 2009

Nada como una lengua popular que disfruta de la sonrisa vertical. Abelardo.