martes, 19 de enero de 2010

El tiempo que no se dejó terminar quedó suspendido en el segundo, digamos que veintiocho. No fue hasta que pasaron 3 lunas que se dieron cuenta de ello.
¿Y cómo se acaba un tiempo así, sin terminar? Pues robandole tiempo al que está por empezar... no se si me entendés?
Y así se van acumulando deudas a destiempos, y el mundo gira más torpe... y todo sale como realmente brotan las casualidades... con pizca de realidad.
Y así, así fue como después de 9 meses naciste.

No hay comentarios: