jueves, 11 de marzo de 2010

El apego es mi cárcel. Se que me juegan los tiempos del pasado, del ahora y del después a cada instante. Justo cuando pienso que mi boca es mía, como dice sabina, noto que no es tan mía. Y no es que no quiera salir de la cárcel, si todos queremos! Es que a veces me siento cómoda con los abarrotes y tengo una pila de limas y llaves...
Yo estaba bien no sabiendo de su ahora, estaba bien de que no me buscara, estaba bien de que no me mirara como si el tiempo no pasara...como si aún estuviéramos juntos... Ya me quiero ir.

No hay comentarios: