martes, 25 de mayo de 2010

De la poca ética que nos queda

Despues de ser testiga de despidos, de adioses, de botaderos de basura, de infanticidios no me queda más que declararme de luto por la poca ética que nos queda... Aumentarse el salario con todo el país en contra, despedir sin escuchar los humanos que hay detrás... Todos firmaron su sentencia de muerte y yo lo presencio con mis ropas negras y mi rostro de llorona atada. Pura y marica impotencia. Espero reir de ultima al menos. Ya lo decía Victor Frankl " No hay nada más triste que nuestra actual realidad".

No hay comentarios: