lunes, 3 de mayo de 2010

Desconcertado diría Nacho

Me siento polarizada del mundo y no por ello atraída. Me cuesta escuchar a alguna gente que aceptan las realidades y las movidas de tapete como lo correcto, la ley, lo aceptable. El sin sentido no tiene manos, no tiene colectividad, no tiene mirada ni mirador, no tiene sudor, ni mente, ni aliento. Falta afecto, falta capacidad de escucha, falta criticidad.
El país de los sueños rotos que acepta esos sueños rotos. Impune en democracia, libre en silencios complices, aguantando lo inaguantable, riendo por no llorar. Dicen que soy resentida, que paso pensando en tonteras, que soy zurda por llevar la contraria, que debería hacer menos ruido. Me considero diferente y no por ello especial, pero me tienen cansada con los reclamos inutiles. Quiero hacer, quiero construir, quiero cambiar cosas que no me gustan, quiero que seamos más felices y menos quejones. ¿Porqué es tan dificil esto? ¿Porqué es tan dificil recordar los futuros y estar satisfechos?

No hay comentarios: