viernes, 28 de mayo de 2010

Sacudiendo las cenizas de los humos que se atascaron en mis pulmones me he encontrado varias melodías que querían salir, tímidas pero certeras de mi boca. Mi cuerpo extrañaba escucharlas, como extraño el aroma al mar y la arena a la piel....Salieron de colores que nunca había oído y formas que me parecieron lejanas a una Meli que conociera. Y con los ojos llorosos me fui alegre de conocerme un poco más y de llevarme esas miradas de admiración, gratitud y orgullo de quienes confían en lo que se asoma.

No hay comentarios: