miércoles, 21 de julio de 2010

Me di cuenta de que me gusta compartir el mundo de una forma etérea, por medio de la música. Todos los días ponía música de Israel, o de Brasil, o de Argentina, o de Portugal, o de Francia, o de Limón... en fin de tantos lugares que puedo conocer en sonidos hechos armonía... Y por eso si me ven moviendome de más en un bus, o cantando mientras camino o sonriendole al viento es por que ando en un viaje que camina conmigo.

No hay comentarios: