domingo, 29 de agosto de 2010

Este escrito lo tenía pendiente por ahí y ya me dieron ganas de publicarlo. Aquí va :)
------------...........------------
No te cuidé el alma esta noche
No estaba tu presencia conmigo

Y mientras yo,
impaciente,
imaginaba tu sorpresa
de mis emociones...
me atragantaba las ganas
de estar servil a tu voluntad.

¡Oh musa ingrata
la que se esconde en tu mirada
y la que me niega
redundantemente
tus deseos!

Líbrame,
entonces,
de estas cadenas de ilusiones
que acompañan tus recuerdos

Bórrame,
esta culpa
de no poder darte
el consuelo que buscas
en la diferencia,
en el placer profanado de sus cuerpos...

Ten piedad de mi
abnegación impía
cual servilismo mundano...

La esclavitud de mi amor.

No hay comentarios: