martes, 17 de agosto de 2010

-Mientras duermo soy la puta del diablo.- decía ella cada vez que amanecía con un dolor en su vientre, la mirada agotada y las piernas rastreras.

No hay comentarios: