jueves, 18 de noviembre de 2010

Posdata

Que trate de esquivarte las horas muertas,
la desidia de tu ausencia en mi recuerdo.
Que soplen las golondrinas tu soledad entre copas,
la fortuna incierta de lo inbebible.
Que me desnude cual fiera y me vista cual cenicienta,
que me desabroches la melancolía,
la miseria, la lejanía.
Que estas migajas que nos mandamos nos sirvan para olvidarnos mejor.

1 comentario:

Tati dijo...

Buenísimo!!