miércoles, 26 de mayo de 2010

Oda a los campesinos

Hoy me acerco a ustedes para agradecerles por sostener la soberanía alimentaria con brazos humildes. Por sembrar con cariño, por alimentarnos con los dulces frutos de nuestra madre tierra. Me da pena que sean una población en peligro de extinción. Yo los veo como unas personas tan llenas de sabiduría ancestral, tan humildes y bondadosas. Realidades hechas a mano, a sudor, con olor a tierra mojada, con historias de pérdidas de cosechas, con silencios económicos, con tiempos a reloj de sol. Ya quisiera yo que todos fueran pequeños propietarios y que no fueran desplazados a la ciudad, o engañados por grandes trasnacionales. Solo ustedes merecen ser guardianes de la vida de las semillas, solo ustedes merecen tocar la tierra con el cariño y el respeto de quien sabe valorar lo que alimenta, que no se vende ni se envasa. Campesinos del mundo, gracias por existir, darme su ejemplo y por alimentarme por 25 años con tanto cariño.