lunes, 7 de junio de 2010

La noticia de la semana

El absurdo de este país. El exdiputado del miedo Fernando Sanchez decide invitar al actor Steven Seagal para una reunión con Laurita (nuestra actual presidente). El señor Seagal, actor de películas hollywoodenses de acción, viene a ofrecer sus servicios de entrenador en seguridad, combate cuerpo a cuerpo y demás artes marciales a los policías nacionales. Por otra parte, quiere hacerle segunda a Gibson comprando unas playitas en el Pacífico (o bueno tal vez se las regalen por sus servicios) y además hacer peliculitas en Costa Rica. El señor Sanchez, orgulloso con este gran paso en su curriculum (risas de fondo), decide presentarlo al ministro de seguridad Tijerino y a demás encorbatados del gobierno. Los medios de comunicación nacional, ávidos de amarillismo, deciden participar del espectáculo.
En medio del burumbum-luces-camara-acción, Laurita tiene agenda llena, Tijerino no está interesado en siquiera conocer al actor y Fernando Sanchez mueve cielo y tierra para que le den pelota (poechito...) A su vez empiezan a aparecer versiones de que dicho actor tiene demandas por un supuesto acoso sexual en los Estados Unidos y otras acusaciones respecto a tráfico de mujeres. Es decir, el hombre es todo el show... Imaginense ustedes toda la sabiduría que pretendía enseñar en nuestras tierras este colonizador de los tiempos modernos.
Pues la noticia no acaba aca, sino que indignado con haber sido tratado como "criminal" en este país ("no me maten que yo soy bueno", diría alguien por ahí), decide dejar a su abogado para que avise a los medios que no piensa volver, ni invertir, ni ayudar, ni hacer películas bélicas en Costa Rica... ni acosar ticas, ni traficar mujeres, ni nada de nada (lloremos) pausa (lloremos de nuevo jajajajajjajajaja!).´
Le va a tocar al primer damo Rico encargarse de la seguridad, como lo ha venido haciendo...
Hace poco oí que Sanchez piensa traer a Arnold Schwarzenegger para que informe a la población para el referendum de las uniones civiles gay. Yo creo que el protagonista de Terminator tiene más fans en el gobierno, así que tal vez le vaya mejor.