lunes, 28 de junio de 2010

Ser artesana de tu lado mas humano

Te tomé del barro, enlodado, con el monigote salvaje atándote los pies aún sin formar.
Te tomé, te enseñe a besar, te enseñe a conocer músculos ocultos.
La bestia esparcida, seca y sin forma me fue saludando y yo la miraba con quietud y paciencia.
Y justo cuando creí que la bestia había desaparecido tomó forma humana, negándome.
Y ahí me di cuenta que habías optado por el comunismo práctico, por retomar las raíces, por ser tu mejor yo, es decir, dejándome.
Y yo que pensaba tener el control te dejé ir, como debía, sin saber que era otro de tus juegos tomarme por el cuello y hacerte el fuerte para reconquistarme. Y justo ahora que no se donde estoy, secuestrada a tu voluntad, me oculto entre la niebla de tu mirada. Y no siento miedo.