martes, 9 de agosto de 2011

Contenida

Las ropas me pesan un poco y se aferran a mi piel.
No es lo mismo desnudarme sin ti.
Te pienso, te siento en tu soledad añeja de mis besos.
Me pica el tiempo esperándote,
buscando alguna señal tuya que me permita regresar a tu lado.
Tu silencio me atormenta día y noche.
Mi piel esta perdiendo tu olor,
y mi garganta resguarda el llanto del ayer.
Ya se que no mereces que una parte de mi se quedara contigo,
pero hoy camino mutilada por las avenidas de este recuerdo sin vos.

2 comentarios:

andrés dijo...

Esa parte oscura del amor y desamor siempre la encuetro fascinante - como que nos volvemos mas sensibles a todo cuando nos sentimos desolados y podemos percibir hasta la ausencia de un suspiro.

ME gusto mucho Meli, un abrazo

Alejo Z. dijo...

Que caminando es la mejor manera que amanezca; y sí, la ropa pesa aunque no todos la merezcan.
Un abrazo srta Volio (siempre paso y no comento, que descortés de mi parte, que falta de excusas, mejor me callo...)