martes, 9 de agosto de 2011

Repercusiones

En esta tormenta no llovió,
solamente me alumbraba fuerte el latir del cielo.
Un saborcito a dulce miseria con triunfo,
y un cumulo de sentidos bizarros que siempre quise entender.

1 comentario:

andrés dijo...

nice - Meli.