jueves, 6 de octubre de 2011

Desconocido

Te gustaba salir a fumar, y así fue como te quise conocer. Nos mirábamos con curiosidad sin decirnos nada. Pero yo te transmitía algo y vos me respondías. Era ese juego exótico y silencioso el que me acercaba, me hechizaba. Y así llevo muchos años, 8 para ser exacta, queriendo decirte que se que me conoces, aunque nunca hayamos hablado, aunque pases a mi lado y me mires y yo ya no aguante tu mirada. Yo también te conozco y se que no me dices nada porque no puedes, ni debes ni sabes que decirme. Tal vez no haya que decirnos nada. Ni se si deba saludarte porque eso me daría permiso y no se si quiera tenerlo. Solo quiero que sepas que te quiero y no se bien porqué. Siempre te he querido, desde la primera vez que te vi en ese espacio de música sin coherencia, a la orilla de la escalera, con tu cabello despeinado y tu mirada triste.

2 comentarios:

andrés dijo...

Algunas veces ese tipo de relaciones son las mas sanas y constantes-

Tati dijo...

Muy muy chiva!!!