jueves, 3 de noviembre de 2011

Cloud-icando

Yo sueño todos los días con ustedes, porque no puedo creer que el destino les haya sido tan injusto. Hay algo en el mundo que tiene su color, su textura, su olor... ese llamado eterno sonando y resonando por todo el aire. Ay... corazones malheridos, suspiros atrapados... Yo sueño que un día me despierte y al fin están juntos, porque me niego a pensar que esta separación sea la agonía de la perdida. Ya no puedo imaginarme el mundo sin su amor, sin esa genialidad que acompasa nuestra nostalgia colectiva. Soy muy poca cosa para ser participe de esto, mas cómplice he de ser. Gracias por existir.

1 comentario:

andrés dijo...

Genial post Meli, la optica de ser el observador, la meláncolia sin necesidad de cortarse las venas. Compartir y a la vez enviar un mensaje positivo, colectivo.

Me encanto
Un abrazo