sábado, 11 de junio de 2011

Bailamos al son del oleaje,
las partículas de sal y arena nos seducen.
Te miro con los ojos cerrados, erizando mi piel con la fuerza del sol.
Mis lagrimas se confunden con tu recuerdo en una acuarela bendita,
desierta de silencios
porque eres música ancestral para mis poros.
Hoy mi corazón canta de alegría,
la música que no se ha escrito aun.
Me siento conectada al universo de nuevo.
Perdonada, bendecida y armónica
como la semilla que crece en el aire.

A manos llenas

Uno tiene realidades y fantasías. Es difícil explicarse motivos de situaciones que no entendemos bien porque pasan. Este fin de semana ha sido un poco confrontativo. Primero porque alguien me dio unos consejos que me sirvieron de mucho. Uno no sabe cuan feliz puede llegar a ser si alguien te refleja como te ve y la fortaleza es una cualidad de vida. Me reencontré con una amiga que me daba miedo perder, que a pesar del tiempo y las adversidades sigue siendo la persona que conocí... mas madura eso si, pero siempre brillante y ejemplar. Por otra parte me di cuenta de que hay cosas en las que simplemente uno no puede intervenir o porque no sabe o porque la persona quiso que el mundo girara de esa forma.... Siempre me preocupo de mas y yo lo se. Yo quiero ayudar mas de lo que puedo, ser correcta mas de lo que puedo y creer en que algo debe ser porque yo lo quiero así. Las personas cometen errores y uno lo que quisiera es resolver de manera inmediata todos los problemas. Debo confesar que es una de las ambiciones de los psicologos... Y hoy vivi una experiencia que me hizo entender que a veces para ayudar simplemente hay que demostrar que uno ama a la persona para que ella se sienta acompañada, dar consejo, apoyar, y creer en sus propias capacidades de crecer... Y yo creo que si la realidad me esta buscando en estos momentos, tratare mucho de aprender de ella para ser mejor persona cada día. He crecido en tantas formas que me cuesta entenderme, lo acepto. Pero he sido sumamente bendecida al contar con personas (amigos y familiares) inteligentes y emocionalmente capaces de amarme de manera ejemplar. El amor puede sostener hasta el bendaval mas inclemente y yo agradezco mucho poderme sentir como me siento hoy.