sábado, 15 de octubre de 2011

Tos

Que voy a hacer con mi rastro de escombros y caminos empinados,
con las cenizas que cargo prensadas en el recuerdo?
Con esa mirada que no alcanza a mirarte,
esta piel que ya no siente tu compañía.
Que voy a hacer con mi tiempo perdido,
que no cabe en los armarios de la memoria colectiva,
con ese vaiven de excusas rotas empapadas de melancolía?
Dime si mis palabras te alcanzan el entendimiento,
si mi recuerdo pesa tanto como el tuyo,
si algun dia te arrepentiras de tu desvio
y me buscaras para encontrarte.

Mañana nunca advenido

La gruta nominal se cerró con mi mano prensada en el acto.
Fui inocente ante el pánico que me ocasiono la falta de voluntad y pasión.
Un sorbo del recuerdo mórbido de un momento fugaz en la mirada.
Levante mi cabeza mancillada
no sin antes encender la antorcha del después,
del mañana nunca advenido.
Y contemplando mi miseria,
oh puta blasfemia de mis actos,
tuve que levantarme nuevamente del suelo
que me quiso engullir en el acto.
Fue un instante la desgracia,
pero duro más allá del entendimiento de la vida misma.