domingo, 15 de enero de 2012

Algo en mi pasado se reventó cuando me quise engañar. Adivinarle los recuerdos nunca fue fácil, y aun más cuando no existía historia más allá de nuestra lengua. Yo tan predecible, nuevamente aventandome las letras que me sobran a ver si toman forma. A ver si con su ritmo me mueven el corazón que calla lento de silencios.
Con él se me mutiló una parte. La tenía recluida para que no doliera más. Fueron tantas las despedidas... Hoy ya acepté la mutilación, ese miembro que se me fue a su lado. Ese dejarme ir para querer volver para que me dejara ir de nuevo. Siempre me dejo ir, y yo lo intentaba recuperar... Ya se me agotó la voluntad. Hoy me pudo dejar ir y estoy orgullosa de él. Yo lo recordaré bien, no le guardo rencor. Y por eso, le devuelvo las promesas.

No hay comentarios: