martes, 20 de marzo de 2012

El dia en que todo se acabo yo vestia de gris, cual presagio de la tempestad enmohecida. Yacia estatica, como una roca de cristal, como una pared de plomo negro que no queria despertar.
Yo no se de que color eran mis suenios cuando inicie este camino. No se porque estupida razon me aloje en el rincon mas sombrio de tu distancia. Imposibilitada a reaccionar escape toda respuesta, todo pedazo de mi en tus recuerdos. Desgarre toda el alma de la magia que nos alimento por tanto tiempo. Y sabiendo los presagios de quien guarda un secreto, me desvaneci escurridiza entre el polvo de tu agonia.
Que dios me perdone el horror porque yo no voy a poder perdonarme.

No hay comentarios: