miércoles, 11 de abril de 2012

De los besos (Antojo)

No quiero sonar inapropiada pero es que últimamente escasean los besos pasionales en mi vida. Y debo decir que los antojos de chocolate me son más fáciles de satisfacer que un buen beso. Esto no porque sea difícil encontrar una boca apetitosa, sino porque yo me encuentro armada racionalmente para que esa boca no pueda acercarse a la mía. Y también porque para que un beso mío llegue a manifestarse en todo su esplendor, ocupo un cosquilleo de mariposa umbilical de atracción fatal. Ven… leyendo esto entenderán mis polaridades intuitiva vs racional en plena discusión.
Recuerdo claramente un beso robado. Mi primer y cuasi único one night stand. El chico me toma por la cintura y me regala un beso al mejor sabor de sidra, en una noche de fiesta frente a miles de espectadores. Yo tenía dos opciones: enojarme o disfrutarlo, y claramente me decidí por la segunda. Es memorable, es antojable…
Hace unas semanas pude haberle robado yo un beso al chico que más me ha atraído en mucho tiempo y me aguante las ganas… Y heme aquí escribiendo que se me antoja…. Y heme aquí recordando mis ganas insatisfechas. Y heme aquí pensando en ese chico…
Pero bueno, yo todavía no entiendo muy bien porqué yo siendo tan lanzada en otros asuntos resulto ser tan conservadora cuando de romper el hielo con un hombre se trata. Tal vez sea por Nelson. Tal vez sea porque yo en vez de hablar tanto o escribir tanto debería estar disfrutando y probando besos cual quinceañera a mis 27 años… Pues no se, tendré que ver a ver que hago con este antojo.

3 comentarios:

Yo dijo...

Yo tambien tengo un antojo d esos!! Totalmente identificada!!

Tati dijo...

Buenísimo! Sáquese las ganas :)
Besotes Meli.

Tati dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.