jueves, 18 de octubre de 2012

Exilio latente

No intentes exalarme sin más ni más, que ese humo de tu boca me hace dudar. No intentes controlar mi aliento, como si recobrar la prisa fuera el exilio de la monotonía, de esta nada en dos compases... Líbrame entonces del perdón que cuelga en tu mano quieta sobre el papel, en tu oreja quieta sobre el auricular, en tus labios quieta a dos pasos la distancia de nuestros labios.
Así fue nuestra historia, la que escribes en un suspiro mientras intentas olvidarme, la que no sucedió jamás. La que cuenta una memoria traicionera en cada canción tuya que fue mía alguna vez. Así fue lo que no sucede en otras caricias, lo que se escapó en un momento ingrato del tiempo que nos vio envejecer tímidos, quizás... un encuentro casual con un adiós que pinte a perdón descosido de diván.
Y que si me recuerde sea alguna vez para no quererme tanto de pensarme.

1 comentario:

Melissa Volio dijo...

Y el regalo para quien sea curioso seguidor y quiera comentar es que esta es mi respuesta a la canción Cold Cold Heart que postee hace unos días. :)