sábado, 26 de mayo de 2012

Es así...

Estas ahí, como de ensueño.
Pareces haber olvidado tu camino, como si las respuestas que un día te dieron fueran verdad.
Ahora estas con ella y pareces feliz. Yo no se que le ves, nunca me cayó bien. Cuando justifiques que ella es digna para un caballero como vos volvemos a hablar. Espero que no te saque ventaja, como la periodista con la que tuviste un fugaz romance, pero te dejó el corazón roto por meses. Te quiero mucho y no me gustaría que te pasara nada malo... es solo eso.