martes, 15 de enero de 2013

Canción para una despedida sin despedida

Yo cerré mis ojos ante mi guía, yo esperaba respuestas y lo que obtuve fueron silencios. De un lado un olvido aterrador, y del otro un plato roto que se quería convertir en agua... y correr río. Yo me sostenía en la línea de esos ojos míos cerrados, ante un ruido aterrador. Mi corazón latía sollozos que palpitaban en una canción... esta canción

No hay comentarios: