jueves, 7 de noviembre de 2013

Soñar con Sir George Martin...

Yo puedo soñarte,
puedo imaginar que sos quien quisiera,
una sombra,
un recuerdo encontrado,
una musa distinta...
Juegas de noche con mi cordura,
como si esa sombra que tal vez nos muestra la quietud,
un imposible más perdido en el tiempo,
fuese el silencio.
Me tomas y me llamas, y yo no evito más nuestra complicidad
vestida de ilusión, de telaraña inventada,
la música nos une de nuevo.