sábado, 21 de junio de 2014

Éter en un limbo cualquiera...

En un limbo cualquiera
te encontré un dia,
esperando el amanecer que no llegaba.
Me convertiste en sol
y yo te alumbraba
queriendo ser tu luz,
queriendo despertar.

En un limbo cualquiera
me quisiste acariciar
pero la luz no alcanzaba
y yo te quise guiar.
En tus sueños me acerque
un poco por desearte,
un poco por amar.

Y fuimos luz varias veces
luz de fuego, luz de mar
Hoy fuimos luz y ya no somos
somos prisa, somos arrabal.

En un limbo cualquiera
te encontré un día,
esperando el amanecer
que no llegó.

Nota para el autor: El video lo encontré "casualmente" una semana después de escrito el poema y calzó a la perfección.